Capítulo 3 Parte 1 – Fase de prueba: experimento LR-100.

Hola de nuevo lectores. Hacía tiempo que no publicaba nada sobre la historia pero no os preocupéis que será para largo. He dividido este capítulo, en principio según exigencias de la historia, en dos partes. Pronto publicaré la segunda parte del capítulo.  Espero que os guste, un saludo!

5 – Día 5

Era un bonito día de domingo. El sol quemaba su último cartucho de vida en el atardecer, para dejar paso a la fría noche de invierno. Todo era bonito, el verde césped, Bruno jugando a correr en él, … pero había una persona allí que me hizo perder cualquier intento de esperanza para finalizar de manera adecuada el día. “La verdad es que este largo año se me ha hecho bastante duro para mí” – hablaba Yuki mientras sus ojos tornaban a entristecerse. “No creo que fuera muy duro para alguien que ha estado vigilando a otra persona.” – respondí con ánimos contrarios a lo que su gesto me mostró. “Ya no puedo contenerme más Yujiro…” – dijo con voz entrecortada Yuki y repentinamente se abrazó fuertemente contra mi pecho comenzando a llorar. “Pero, ¿qué sucede? ¿Acaso he dicho algo que te haya molestado?” – respondí por cortesía ante tal situación. No obtuve una respuesta debido a que no dejaba de abrazarme con todas sus fuerzas y llorar de una manera entrecortada, en una amalgama de tristeza y emoción a la vez. La dejé que se desahogara y cuando hubo terminado de echar todo lo acumulado dentro me dijo estas palabras: “No has dicho nada malo. Simplemente que te echaba de menos… echaba de menos tus discusiones contra el mundo y tus absurdos inventos. Siempre esperaba un hola cariño cuando llegabas a la oficina, pero nunca se dio. Ya no podía aguantarlo más y el incidente de los Over humans me ha hecho temer por mí y por tu vida.” – respondió de una manera sosegada mientras le presté mi pañuelo para que aliviara su cara de las lágrimas que la recorrieron.

Intenté analizar una situación posible, que yo viviera con esa mujer durante mi vida y no la recordaba de ningún otro sitio, pero mi corazón se estremecía mientras intentaba recordarla de no sabía donde. “Puede parecer un poco frío por mi parte pero, ¿a qué te refieres con que me echabas de menos?, y ¿por qué temes por mi vida?” – pregunté. “Éramos novios Yujiro … pero veo que los Over humans hicieron bien su trabajo.” – respondió para clavar en mi cuerpo una extraña sensación de felicidad y angustia al mismo tiempo que luchaba, en un intento desesperado, por entender su origen. “Vaya… ¿Novios?… jajaja. Eso la verdad es que no entra en mis planes pasados. Por lo que veo vamos a tener que hablar durante un buen rato más. Y ya que está comenzando a anochecer deberíamos cambiar nuestro lugar de conversación por otro más cómodo.” – le sugerí a Yuki mientras levantaba la mano avisando a Bruno de que el tiempo de juego se había acabado. “Está bien. Conozco un sitio cercano para cenar y seguir hablando de esto. Pero si no te importa me gustaría ir de tu brazo por el camino… es algo que llevo esperando desde hacía mucho”.

14 de Enero de 2029 19:30 horas. Llegamos a un restaurante muy variopinto en el que la temática principal era el culto a la música de jazz y a la historia de ella en el siglo XX. Lugar muy acogedor por cierto. Una vez ordenamos la comanda al camarero, Yuki retomó la conversación en el punto donde se concluyó en el parque. “Voy a ir por partes ya que el punto principal ya te lo he contado.” – hablaba Yuki mientras yo prestaba especial atención. Tiempo atrás, cuando empezó el experimento de los Over humans se seleccionaron a los mejores especialistas de diversos campos de la ciencia y medicina para realizar las investigaciones sobre el pueblo de Akarium. En principio todo el personal de trabajo de las instalaciones debía firmar un contrato de confidencialidad y como consecuencia debía donar sus muestras o experiencias mentales al proyecto. Dichas experiencias se recogieron con el sistema NPS al principio del proyecto, pero claro nadie sabía de qué se trataba ni qué finalidad tendrían esas muestras. Simplemente era un procedimiento rutinario para aquellos que formasen parte de las instalaciones. “Partiendo de la base de que has leído los informes que tú mismo hiciste, entenderás el significado del proyecto y su finalidad actualmente. Claro, hasta donde se pudieron hacer informes en aquel año, ya que la fecha de la última actualización fue ayer 13 de enero cuando subí el fichero pero correspondía al año 2023.” Era cierto. El informe esclarecía muchas dudas sobre los pros y contra del sistema. Yuki siguió hablando esta vez, no del experimento, sino de lo que sucedió a partir de ese último informe.

Era el día 21 de noviembre de 2023 y se disponían los soldados de las instalaciones a realizar el cambio de turno del final del día. Todo parecía normal en el ambiente y nosotros estábamos cenando en el comedor del laboratorio. De pronto las sirenas sonaron y un gran estruendo sacudió la sala. Eran algunos ciudadanos rebeldes, que hartos de los militares, atacaron la instalación en la noche para crear confusión y coger desprevenidos a aquellos que se encontraran durmiendo en las habitaciones. Los soldados empezaron a avisar por megafonía de que aquellos que pudieran abandonar las instalaciones lo hicieran cuanto antes, dado que les superaban en número los ciudadanos. Sin pensarlo dos veces fuimos a nuestras habitaciones a coger lo más indispensable para guardarlo en nuestras maletas. Mientras yo encontré todo lo necesario, tú te dispusiste, en un inútil esfuerzo, a copiar las últimas investigaciones del proyecto en tu disco duro. “Ese fue el detonante de que hoy estemos tú y yo en esta mesa y hablando de esto Yujiro. Yo te rogué que lo dejaras pero no me hiciste caso. Simplemente me dijiste que fuera a la salida que ya me alcanzarías.” – contestó Yuki volviendo otra vez a poner ese gesto de tristeza. Así fue, no pudiste alcanzarme. Los ciudadanos de Akarium entraron en las instalaciones e hicieron prisioneros a todos los investigadores. Los demás fueron asesinados o a saber, porque no pude apreciar rastro de ninguna persona sin uniforme blanco entre los rehenes. “Yo pude mezclarme entre la multitud y esconderme dentro del poblado durante varios días antes de que pudiera huir de allí. La verdad es que lo pasé muy mal y además no tuve noticias de ti. Simplemente escuché de unas personas que pasaron cerca de mi escondite que habían realizado lavados de memoria a los rehenes que capturaron y los dejaron en libertad lejos de Akarium en otra ciudad.” – comentaba Yuki mientras sacaba unos documentos de su bolso donde comenzó a leer como una especie de documento técnico.

Según explicaba el informe, los Over humans utilizaron el sistema NPS para introducir en los investigadores las vivencias entregadas al proyecto en sus comienzos, para que así olvidarán todo el año que allí permanecieron. Además se incluyó una información “extra” o una excusa para que nadie sospechara de porqué se encontraban lejos de casa. La excusa para que nadie se percatara de algo extraño fue que a todos los investigadores se les invitó a un congreso mundial sobre el sistema NPS cerca de donde estaban las instalaciones. Todo estuvo manejado por los Over humans y ninguno de los asistentes pareció sentirse interesado en nada que no fueran las exposiciones de diversos expertos en la materia. No sabían que estaban siendo llevados al corral por el lobo. Todo les salió como esperaban y nadie supo de la existencia de ellos hasta hacía menos de un año. “Aunque no es del todo cierto, porque yo conseguí escapar y llevarme conmigo algo que desarrollaron ellos para poder atacar con precisión las instalaciones. Se trata de esto”. – hablaba Yuki mientras sacaba de su bolso una fotografía de aspecto reciente que mostraba como una especie de casco espacial con algunas conexiones externas. “Este casco permitió a los Over humans realizar experimentos aparte de los realizados en las instalaciones. Además de que el tamaño era menos considerable que las habitaciones en las que se encontraban los sistemas NPS. Y sí, contiene el sistema NPS en su interior.” – concluyó Yuki, mientras me entregaba la fotografía. La verdad es que me horrorizó la idea de que en ese simple mecanismo viviera el sistema NPS que tanto miedo ha creado en la población mundial. “¿Dónde tienes el mecanismo?… Un momento, ¿no estará ese mecanismo relacionado con el peligro de nuestras vidas, no?.” “El mecanismo está a buen resguardo en mi casa. Y, sí, es el motivo de que mi vida y la tuya estén en peligro.” – dijo soltando un suspiro como de resignación. Como si fuera inevitable ese destino al que estábamos ligados en la actualidad. “Creo que deberíamos dejar esta conversación por hoy, ya que se esta haciendo tarde y mañana tendremos que seguir con nuestras vidas de momento. En la tarde de mañana te contactaré para llevarte el mecanismo a tu casa y hacer las pruebas que veas pertinentes si quieres en él.” “Me parece bien. Aún tengo que asimilar muchas cosas de lo sucedido hoy y no me vendría mal descansar un poco la mente.” – afirmé con una sonrisa estúpida mientras miraba al oscuro cielo de Silvigan. Al salir del restaurante Yuki me despidió con un beso y me deseó las buenas noches. Me alegré en ese entonces de que en el pasado tuviera vida social, cosa de la que no gozaba en la actualidad.

6 – Día 6

15 de enero de 2029. Ese lunes cuando abrí mis ojos obligado por el timbre de mi despertador, sentí como si me sintiera distinto, como si fuera una nueva etapa en mi vida. Esta nueva etapa me iba a traer muchos dolores de cabeza, pero ¡qué demonios!, de cosas peores he salido. Mientras me disponía a desayunar empecé a recordar como era la imagen de Yuki en mi mente. Una mujer asiática de dos años menos que yo, 28 años, pelo oscuro, de unas proporciones occidentales y de una altura relativamente cercana a la mía. No debería de fantasear con algo de lo que aún no estoy muy seguro. Así, pensando, me dirigí al ascensor que me llevaría de vuelta a la cruda realidad en la que vivía para encaminarme al trabajo. Una vez atravesé las puertas de aquella infernal estructura metálica donde disponía mi vida semanal, me tope con mi jefe del área de desarrollo. Se llamaba Fujimoto Midori y aunque pareciese increíble sus rasgos no eran asiáticos sino occidentales. Con un tono serio y amenazante me dijo: “Yujiro este mes tu rendimiento está muy por debajo de tu potencial. Debes esforzarte por dar lo mejor de ti”. A lo que asentí con la cabeza con un gesto de sumisión y dejando salir de mi boca un “lo siento señor, no volverá a pasar”. No pretendía enfadar a mi única fuente de ingresos en aquellos momentos de incertidumbre. Y el motivo de mi falta de rendimiento era que cada vez pasaba más tiempo en mis estúpidos inventos que siempre fracasaban. Pero dejémosnos de rodeos, que lo mejor estaría por llegar al finalizar la jornada laboral.

Eran las 14 horas y salí a comer con Yuki a un bar familiar cercano a la compañía, ya que ella luego me prometió que me enseñaría aquel “dispositivo” que no dejaba de consumir mi intriga. Al terminar de comer, fui al apartamento de Yuki que se encontraba unas calles más allá del mio. Cuando entré en el salón me dijo que esperase que se iba a cambiar el uniforme de trabajo. De mientras, yo observaba el mecanismo dispuesto en la mesa del salón, como esperando a un individuo tan loco como yo para ser manipulado. Una vez tuve esa especie de casco en mis manos comprobé que era muy liviano y parecía de un material poco convencional, como acero pero se veía que el paso de los años no había hecho desgaste en él. Le salían por los dos lados una hilera de cables que confluían en el centro superior del mismo en una especie de microcontrolador donde se podían insertar datos a través de algunas conexiones. “¿Cómo conseguiste esto?, ¿Tiene la última versión disponible del sistema NPS?” – pregunté mientras giraba el casco y observaba por su interior. “Pues lo conseguí al robarlo de una casa de Akarium el día después de que asaltaran las instalaciones. Sería mejor que no preguntases como logré sacarlo de allí. Y, sí, tiene la última versión del sistema NPS que se desarrolló en el laboratorio, ya que el comercial que se distribuyó a los países era de la versión original. Esta versión no tenía el problema que tiene el actual modelo.” – hablando Yuki en la lejanía de su apartamento. “¿Lo has probado con alguien?” – pregunté. “No, no he tenido ese gusto aún. Dado que temí que ocurriera algo que llamara la atención de los Over humans.” “Ya veo.” – respondí mientras pensaba en que animal o persona iba a probar dicho experimento. “Según el informe este prototipo o versión no causaba problemas. Entonces creo que he encontrado el primer animal sobre el que haré pruebas para verificar si aún funciona.” “No creo que lo hagas.” – dijo Yuki recién llegada al salón vestida. “Por supuesto, él comparte la misma afición que yo por esto. Y además no me voy a limitar a los simples conceptos de hacerlo correr ni nada por el estilo. Voy a ser más ambicioso dado que estuve de instructor hace unos años de este sistema y sé como utilizarlo. Además no le supondrá ningún problema.” “¿Sabes porqué entraste de instructor en la base militar del norte, no?, ¿no te resulto extraño que fueras escogido entre tantas vacantes? Porque yo saboteé los sistemas de selección de personal y coloqué tu ficha entre las primeras disponibles.” – comentaba Yuki soltando una carcajada maligna de esas que me caracterizaban. “Ahora que lo comentas, no le presté importancia pensando en que mi día de suerte acabada de llegar. Gracias por hacerme participe del experimento indirectamente. Pero, ¿no lo harías para que tanto tu como yo supiéramos manejar esto, no?” “Ese es el motivo principal.” – asentó Yuki.

Una vez se acabaron las conversaciones sobre nuestro pasado, tocaba el momento de pasar a la acción y para ello fuimos a mi apartamento en donde disponía de suficientes recursos para hacer mi experimento. El animal que iba a servir como conejillo de indias sería Bruno. Sí, mi inestimable compañero de fatigas perruno sería el primer sujeto al que someteríamos el sistema NPS. Pero esta vez quise probar algo que nunca antes, que supiéramos, se probó. Consistía de otorgar a Bruno de capacidad de habla. Suena descabellado pero se me ocurrió dado que el sistema podía seleccionar partes del cerebro o de la capacidad para transmitir dicha información. Dicho esto me coloqué el casco y conecté los conectores del mismo a la computadora donde tenía dispuesto el sistema NPS para una primera recepción de datos. Sentí un poco de cosquilleo por mi cuerpo cuando activé el sistema, pero fue momentáneo. En pocos segundos disponía en la computadora de mi propio cerebro virtual a disposición de usarlo en el receptor adecuado. Seleccioné las áreas del cerebro que pertenecían a la capacidad del habla: el área del lenguaje hablado y el área de comprensión del lenguaje hablado. Y una vez preparado el ensayo, coloqué a mi querido amigo en el sillón del escritorio para que los cables y demás tuvieran la suficiente holgura para comodidad del anfitrión. Yuki me miraba con cara de preocupación al ver mi rostro ciego de curiosidad y locura: “Yujiro, ¿estas seguro de lo que vas a hacer? Bruno es un perro y no creo que tenga la capacidad de razonamiento de un ser humano.” A lo que respondí con una mirada malvada: “Eso es lo que dice la teoría. Pero Bruno no es un perro normal. Tiene una parte de su cerebro reconstruida de un infarto cerebral que sufrió hace unos años con unos implantes de nanobots. Todo cortesía de la medicina militar de la base en la que estuve.” – contesté dejando a Yuki un poco asombrada de que esa información la desconociese de su vigilancia. Esos implantes fueron introducidos para poder procesar una mayor información en su cerebro útil en un menor espacio. Principalmente se usaban en soldados que habían sufrido alguna herida de guerra o similar en el cerebro, siendo esto de mucha utilidad dado que la parte muerta se extraía sustituyéndola por un material biológico con altas concentraciones de nanobots que hacían de cortex neuronal a las mil maravillas. Dicho esto até el casco a la cabecita de mi perruno experimento y me alejé un poco una vez coloqué la cuenta atrás en varios segundos para que se activase al separarme de Bruno.

Pasaron los segundos… y de repente se escuchó el sonido de “completado”, como si fuera un microondas, de la computadora.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia-ficción y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Capítulo 3 Parte 1 – Fase de prueba: experimento LR-100.

  1. Debi90 dijo:

    Quiero leer mas!!!! Que pasa? Como sigue? XDD esta muy muy interesante, espero que continues la historia, porque me has dejado enganchada! No lo dejes ahi eh! *0*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s